domingo, 4 de noviembre de 2012

JUEGO DE TRONOS

Bueno, pues ya tenemos una nueva toma de contacto con este juego. Esta vez jugamos cinco jugadores y por las sensaciones pues parece ser que el número ideal quizás, sean cuatro jugadores,  ya que a cinco se hizo muy larga. Bueno hay que matizar que fue la primera partida para la mayoría de jugadores y la consulta al libro de reglas fue constante, pero en general me dejó esas sensación de "peli" de tres horas que se podría haber resuelto en una y media.

Comentar que el aprendizaje a pesar de tener un montón de reglas no es muy complicado y tras una breve explicación inicial sobre el funcionamiento del juego nos pusimos a jugar inmediatamente.

Como cabía esperar, en este juego se producen roces importantes entre los egos de los jugadores, entre engaños y patrañas el jugador que ejerce el poder del trono de hierro acaba siendo el juez y verdugo en las batallas que acaban en empate, pudiendo sentenciar la partida a favor de un jugador que ni siquiera se esperaba esa situación, pero bueno es parte del universo de los siete reinos.

Las diferentes acciones que realizan los ejércitos de los jugadores son muy ágiles, donde se produce el mayor paro es a la hora de establecer una estrategia y centrar tus objetivos, pero en general no hay mucha parálisis.

Otra cosa que da incertidumbre al juego es la resolución de la fase de poniente, donde se van resolviendo uno tras otro los eventos de las tres barajas. Es aquí donde se realizan las subastas para ganar posiciones en los marcadores que proporcionan las ventajas de la espada de acero valirio, el trono de hierro y el cuervo mensajero, así como el orden de turno y la actualización de los suministros y de nuestro ejercito.

En general la partida fue muy entretenida y disfrutamos mucho conquistando y reconquistando territorios de otro jugadores, así como escuchando las sentencias del poseedor del trono de hierro, vamos que la siguiente será bastante más sangrienta que esta y las rabietas se elevaran por encima sel muro hasta los oídos de los caminantes blancos, esperemos que la guardia de la noche esté allí para protegernos . . .

No hay comentarios:

Publicar un comentario