domingo, 16 de septiembre de 2012

GIANTS

Este sábado jugamos al Giants de nuevo, tras repasar un poquito las reglas y hacer el setup empezamos la guerra tribal por deforestar la isla de Pascua y llenar la costa de moais con sus respectivos gorros. La verdad es que cada vez que juego de nuevo a este juego me va gustando cada vez más y no es porqué en este caso gané la partida, sino porqué realmente sin ser un juego super duro a nivel estratégico si que tiene muchos detalles que te hacen disfrutar la partida de verdad.

La presentación gráfica del juego es muy bonita, con mucho colorido y eso te hace entrar en esa atmósfera paradisíaca del inicio de la película que avanza que algo malo va a ocurrir, vamos la desaparición de todo un pueblo, pero bueno eso es lo de menos. Los componentes son de plástico y también ayudan mucho en la ambientación, ya que cada tipo de trabajador es distinto, los moais dependiendo de lo valiosos que sean, también son diferentes y finalmente los gorritos para decorar  a los moais    que son de un rojo apagado. Si hay que poner le algún pero a los componentes, este es la dificultad que tiene poner los sombreros a los moais. Como podéis comprobar en las fotografías, incluso hay algunos que optamos por dejar los gorros  al lado del moai porqué no había manera de colocarlo.

La parte más interesante del juego es la subasta de los moais, aquí es donde se decide quién dispondrá de moais para colocar en ese turno o no. La subasta se compone de dos componentes, en una mano se esconden símbolos tribales que son los que marcan el orden para acceder a los moais, cuantos más símbolos más prioridad. En la otra mano se esconde la mano de obra trabajadora, o sea , tantos obreros como el valor de los moais que se quieran conseguir. Es muy importante disponer en seguida de símbolos tribales para poder optar a ser el primero en escoger moai.
La partida se acaba cuando algún jugador coloca todos sus bases de moai en el tablero. Esta manera de finalizar también ofrece un punto de estrategia adicional ya que siempre se puede intentar finalizar la partida cuando a uno le convenga, además jugamos con una variante del juego donde las puntuaciones se van contando al momento y todos los jugadores ven cuantos moais han colocado los demás jugadores.


Fué una partida muy divertida y estratégica, ya que siempre estabas controlando las puntuaciones para poder cerrar la partida a tu favor. Quizás al ser cuatro jugadores la partida fue tan equilibrada, recuerdo que jugando a cinco jugadores y sin poder controlar los moais de los demás todo era más caótico  Esperamos que este juego vea mesa más a menudo.

1 comentario:

  1. Si , a mi también me gusta cada vez más este juego con la variante más estratégica,sobretodo la partida posterior a ésta(y última hasta la fecha), je, je!Además es precioso.(lástima que haya algunos moais a los que no les entra el tocado)

    ResponderEliminar